EN | ES | IT | RO | PL | GR

Análisis

Las cuestiones de género deben integrarse en las políticas rurales a varios niveles y existe la necesidad de intensificar la investigación sobre las estructuras y procesos de gobernanza rural desde una perspectiva de igualdad de género (Wiest, 2016). Las mujeres rurales siguen afrontando serias desventajas, no solo en comparación con los hombres rurales, sino también con las mujeres urbanas. A pesar de los esfuerzos políticos, los resultados de estudios e informes recientes muestran que los avances sigue siendo insuficiente. Por ello, el partenariado de MORE ha decidido prever un resultado de proyecto destinado a un análisis exhaustivo de la multifuncionalidad de las mujeres rurales como una nueva forma de promover el desarrollo y la regeneración de los contextos rurales de la UE.

La investigación abordará los siguientes aspectos, entre otros:

  • Definición de la multifuncionalidad de la mujer.
  • Contexto, marco político y evolución histórica de este concepto a nivel de la UE y de los países del consorcio.
  • Buenas prácticas en el ámbito académico y político.
  • Los procesos de co-creación y los hubs comunitarios como nuevas formas innovadoras de mejorar la educación y la participación de las mujeres -y de los ciudadanos en general- en las zonas rurales de la UE.
  • Recomendaciones finales para los sectores públicos y privados.
  • Directrices para la replicación del paradigma de MORE.

Resumen Ejecutivo

Se ha llevado a cabo un análisis de la multifuncionalidad de las mujeres rurales como nuevo paradigma para el desarrollo rural a escala de la UE y en cada uno de los países representados en el consorcio de MORE, a saber: España, Grecia, Italia, Polonia y Rumanía. Dentro de cada uno de los análisis realizados a nivel de país, se siguió una metodología similar para garantizar que se cubrieran eficazmente las siguientes áreas: definición, marco político, buenas prácticas, necesidades de formación y ejemplos de cocreación.

Aunque no parece existir ninguna definición de trabajo oficial o formal relativa a la multifuncionalidad, está claro que las múltiples funciones de las mujeres rurales se reconocen y abordan indirectamente en diversos contextos. Se concluyó que el papel multifuncional de la mujer rural es una realidad y, aunque no existe una definición formal asociada al mismo, la situación en los países participantes es similar a la del resto de los países de la UE. De cara al futuro, para garantizar la coherencia en toda la UE, es necesario presentar una definición formal modernizada que sirva de orientación más allá de la visión estereotipada.

Los marcos políticos de los países participantes presentan fragmentación y desorden. Todos los países estudiados parecen experimentar problemas y preocupaciones similares en relación a sus entornos rurales y el papel de la mujer, pero sus planteamientos políticos difieren sustancialmente, desde reactivos a proactivos, con aplicaciones desiguales. Por ello, es necesario un marco comunitario más cohesionado que establezca unos requisitos y obligaciones mínimos para crear una apariencia de equidad.

A pesar de la diversidad de marcos políticos, dentro de los países participantes de MORE existe una serie de lo que pueden considerarse buenas prácticas. Lo interesante es que muchas de estas prácticas parecen estar relacionadas con el ámbito de la agricultura y el agroturismo, algo estereotipado a los entornos rurales. Además, tienden a ser iniciativas privadas más que intervenciones a nivel político. Lo que parece faltar son mecanismos para transferir a toda la UE las mejores prácticas relacionadas con la multifuncionalidad de las mujeres en los entornos rurales. Esto ayudaría a aprovechar las cosas positivas que están sucediendo y, al mismo tiempo, contribuiría a evitar consecuencias no deseadas.

Las necesidades de formación relacionadas con la multifuncionalidad de las mujeres rurales son, naturalmente, variadas, dado el número de actividades diferentes en las que participan y de las que son responsables en sus comunidades. Lo que se ha identificado en todos los países es que, aparte de la formación general (formal e informal) ofrecida a nivel nacional, la formación específica relacionada con las necesidades multifuncionales de las mujeres rurales está bastante ausente, a pesar de algunos focos de actividad en algunos países. Lo que está claro es que muchas de las actividades están fragmentadas y se centran principalmente en la adquisición de conocimientos agrarios en contraposición a los fundamentos del espíritu empresarial, incluida la transformación digital. Existe una necesidad dinámica de comprender de forma mucho más eficaz y directa las necesidades de las mujeres rurales desde una perspectiva global y de adaptar la formación a sus circunstancias. Esto permitiría orientar dicha formación hacia su futuro éxito personal y el de sus comunidades.

Lo que se ha detectado en cuanto a las actividades de cocreación es una falta de iniciativas y actividades dirigidas específicamente a las mujeres rurales. La cocreación, junto con los centros comunitarios, pretende dar forma a formas nuevas e innovadoras de mejorar la educación y la participación de los ciudadanos, en particular de las mujeres, en las zonas rurales de la UE. Implica establecer relaciones entre los grupos interesados y compartir conocimientos y recursos en beneficio mutuo. En el caso del desarrollo rural, caracterizado por la economía colaborativa, el asociacionismo y el cooperativismo, contar con un espacio como un nexo comunitario permite promover sinergias entre todas las partes implicadas, impulsando el desarrollo del medio rural.

CONSORCIO

Socios